contacto whatsapp

Damos forma a su Velaria

Velarias Servicios Culturales y Deportivos

El proceso de diseño de las tensoestructuras culturales y deportivas


El proceso de diseño de las tenso-estructuras puede resumirse en las fases siguientes:

  • Información previa: programa, emplazamiento, dimensiones, límites, materiales y medios disponibles.
  • Anteproyecto: establecimiento de la forma, curvatura y desagüe, características arquitectónicas, relación con el entorno, puntos de apoyo y anclaje
  • Determinación de la forma
  • Cálculo estructural. Obtención de tensiones y deformaciones. Dimensionado.
  • Estrategia medioambiental, acondicionamiento e instalaciones: iluminación natural y artificial, acondicionamiento térmico, acondicionamiento acústico, resistencia al fuego, cableado, energía incorporada, emisiones, residuos.
  • Patronaje
  • Detalles constructivos tensoestructuras culturales y deportivas


  • Especificaciones relativas a los materiales, la puesta en obra, el control y las tolerancias
  • Plan de inspecciones y mantenimiento
  • Medición y presupuesto.

  • Aunque el proceso de diseño sigue la secuencia indicada, son necesarias vueltas hacia atrás para analizar la incidencia de las decisiones que se van adoptando a lo largo del proceso o modificar las decisiones anteriores si no conducen a resultados aceptables. Algunos ejemplos de lo primero son las iteraciones necesarias para introducir en el modelo de cálculo el tamaño y la deformabilidad de las uniones y los refuerzos, así como las costuras y la dirección de las fibras. Y un ejemplo de lo segundo es la reconsideración a que suele dar lugar el conocimiento del coste de ejecución.

    Obsérvese que los detalles están mencionados en una de las partes del proceso de diseño pero están vinculados al conjunto del que forman parte y de sus características tales como el tamaño, la magnitud de los esfuerzos, la dirección de las cargas, la deformabilidad, la experiencia del proyectista, los materiales, el presupuesto, el estilo o la complejidad. Puede observarse esta relación analizando casos particulares. A nivel de proyecto, los detalles están sometidos a sus requerimientos y recíprocamente, cuando la obra está construida y en servicio, su comportamiento depende a su vez de las características de los detalles. Puede afirmarse que el detalle constructivo no solamente se deriva del concepto general, sino que acaba configurándolo.

    Por ello, la tipología que se incluye a continuación está ilustrada con ejemplos concretos situados en su contexto, que no se presentan como modelos, sino como referencias informativas comentadas. No se trata de utilizarlas para recortar y pegar, sino de estudiar el conjunto del que forman parte (que se puede encontrar en la bibliografía) y de considerar las observaciones que se formulan. De este modo se comprobará si el detalle es adecuado, si se tiene que corregir o adaptar o si es mejor elaborar un detalle original.